Imaginemos un país pobre y unos niños en un cobertizo. Hoy es un día importante. Y la radio no funciona. William Kamkwamba se ofrece a arreglarla y lo consigue. Mueve poco a poco el dial, sonidos agudos que oscilan, voces a medias de lejanos locutores, noticias de dos...